¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Introducción:

Es indudable que Aitana ha padecido conmociones violentas, y aun hoy conserva monumentos y efectos de ellas. Vense espaciosas cavernas que empiezan en la superficie de la esplanada y siguen por las entrañas del monte sin haber podido jamás calcular su profundidad: en una de ellas arrojé un canto de diez o doce libras, que tropezando con las desordenadas peñas aquel abismo, resonó largo tiempo hasta que la distancia, debilitando gradualmente el ruido, impidió se oyese…” Se refería Antonio J. Cavanilles botánico y naturalista del siglo XVIII en su viaje por el reino de Valencia a las Simas de Partegat, fracturas de origen geológico, que constituyen uno de los atractivos de la Sierra de Aitana.

Valle de Guadalest

Aitana, la sierra y su cumbre, constituyen el techo montañoso de Alicante. Su pesada cúpula puede verse desde otras muchas montañas, algunas muy remotas, siempre destacada en el horizonte de sierras sin fin. Significativa en el paisaje, no sólo por su altura, 1.558 m, sino también por su importancia entre el conjuto de cautivadoras montañas que configuran el núcleo orográfico alicantino de la Marina Baixa, una franja de dislocadas e impresionantes montes alzados entre las depresiones intremontanas de Alcoi y Cocentaina y las orillas del mar. Las grandes líneas estructurales del pre-bético están aquí violentadas por la fuerza y movilidad tectónica que se refleja en las formas juveniles prevalentes de las dentadas sierras y altos pasos que acunan el delicioso Valle de Guadalest.

(Libro Por las Cumbres de la Comunidad Valenciana de Rafael Cebrián Gimeno)

 

100_8172

SUBIR