¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Modalidad de gestión (comercio de la nieve)

por / Miércoles, 03 abril 2013 / Publicado enActividades tradicionales

Modalidad de Gestión

 Las localidades valencianas arrendaban el abasto de la nieve en forma de arbitrio al mejor postor, así se aseguraban el abastecimiento de los vecinos y recibían unos impuestos por ello.

 CavaDonMiguel

Cava de don Miguel (Sierra de Mariola)

En la Sala consistorial de Ibi, tenía lugar todos los años el llamado “remate” de la nieve que arrendaba al mejor postor el suministro a la población de la nieve procedente de la Cava Simarro, a la sazón propiedad de dicho Ayuntamiento. Y así, en la sesión del 10 de abril de 1796 se adjudicó a Luis Picó por dos dineros la arroba; el 21 de abril de 1799, a Josep Crespo de Nicolás, por 2 dineros también, 16 onzas de nieve cada día; el 30 de mayo de 1814 a José Bornay Segura, por 18 dineros a la puerta del pozo; el 30 de abril de 1816, a Pedro Castelló y Francisco Guillem Rico; el 4 de mayo de 1818, el acopio y abasto de la nieve del Pozo Simarro, a Antonio Verdú e hijo…

 

Las condiciones o capítulos de dichas adjudicaciones eran las siguientes, con escasas variaciones de año en año: tener nieve disponible para su venta siempre y a todas las horas del día y de la noche, bajo la pena de doce sueldos; tener la puerta abierta para la venta hasta las once de la noche los meses de junio a septiembre y hasta las diez los meses de octubre y mayo; para los enfermos a cualquier hora del día y de la noche; tener y vender agua clara todos los días de fiesta desde las nueve de la mañana hasta las once de la noche; dicha venta o abasto se concedía al arrendador con carácter de exclusiva, con penas de tres dineros por cada libra de nieve vendida por intrusos o forasteros.

En 1732 se construyó una cava en la ombría de la Font Roja a instancias y por cuenta de Bartolomé Picó que las autoridades municipales de Alcoy concedieron y que obligaba a Picó y a sus sucesores a abastecer de nieve a Alcoy para su consumo, y a un precio fijado (un sueldo por arroba), cantidad que se duplicaba en caso de no haber nevado la proporción de medio palmo de nieve, y de mantenerse durante tres días alrededor del nevero o distrito de recogida de nieve. En una revisión de este contrato, hecha en 1762, se modificaron ciertos aspectos como el de la cantidad de nieve, que pasó a ser de un palmo para que se consideraba “año de recolección”. El propietario de la cava tenía la obligación de reservar una cantidad de nieve para aprovisionar a Alcoy. Del resto podía disponer libremente para venderla a otras poblaciones, principalmente a la ciudad de Alicante y a otros municipios situados más al sur.

Lo que resultaba evidente es que por estas fechas había un impresionante negocio o comercio de nieve en las localidades de Alcoy e Ibi, con la existencia de varias empresas mercantiles que explotaban dicho comercio. Entre 1788 y 1807, en Alcoy e Ibi había constituidas 13 pequeñas empresas, una de ellas propiedad de la familia Picó, titular de varios pozos en el Carrascal, el de Rontonar, situado en la Torre de les Maçanes, y el del Simarro, que desarrollaban sus negocios de abasto de nieve a las ciudades de Alicante, Elche y Orihuela. Otro contratista de pozos de nieve fue Julián González ( el “mestre Julián”), en cuyos libros de cuentas figura un inventario de 250 palas y 250 mazos, con la inversión anual de 17.000 reales y un consumo de paja de capullo de arroz de 4.000 K.

 En 1880, según el trabajo aludido anteriormente de Manuel Rico García, existían en la provincia de Alicante 23 pozos de nieve con una capacidad de 453.000 arrobas, y 9 de hielo, con 81.000 arrobas de capacidad, que proporcionaban entre 36.000 y 40.000 arrobas anuales, lo cual convertía a Alicante en la provincia española que más dedicaba a la industria de la nieve, lo que no sólo enriquecía a los recolectores y propietarios, sino que proporcionaba trabajo y jornal a miles de braceros que se ocupaban de la recolección, extracción y acarreo de la nieve/hielo durante buena parte del año.

 Según el autor Vicente Castañeda y Alcover, “en la sierra de Ibi y Carrascal de Alcoy se recogía tan gran cantidad de nieve que, conservada en unos grandes edificios que por sus dimensiones y su cuidada fábrica eran auténticos monumentos, llegaron a abastecer algún año a la mitad del Antiguo Reino de Valencia y parte del de Murcia”

Volver al índice Comercio de la Nieve

Técnicas de recogida, almacenamiento y distribución de la nieve

Etiquetado bajo: ,

2 Responses to “Modalidad de gestión (comercio de la nieve)”

Deja un comentario

SUBIR