¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Caminando entre Orquídeas

por / Viernes, 17 abril 2015 / Publicado enBotánica Alicantina
100_8187

    Ahora que salimos cada vez más al monte para practicar nuestro deporte favorito, ya sea practicando senderismo, montañismo, barranquismo, escalada, ciclismo o carreras por montañas (perdonadme si me he dejado alguno) no está demás de vez en cuando detenernos para ver que nos rodea. Es increíble en nuestra España mediterránea, la variedad de naturaleza que existe, sobre todo las distintas especies de flora que nos acompaña en todas nuestras actividades.
Especialmente ahora en primavera es cuando se produce la explosión de colores, olores  y formas por parte de la floración de la mayoría de las especies de plantas y que disfrutamos a la vez que practicamos nuestro deporte. Ahora también es la época más recomendable para poder identificar plantas, ya que suele ser más fácil por medio de sus inflorescencias. Personalmente es una satisfacción ponerle nombre a cualquier planta y no solamente llamarle “hierba”, “arbusto” o “árbol”.
También es una manera de disfrutar de la montaña, conociendo a cada uno de sus inquilinos por llamarlos de alguna manera, si logras identificarlo y le pones nombre a ese “inquilino” parece que le tienes más respeto, sin contar la satisfacción de poder encontrártelo en un sitio diferente de donde lo conociste.
Hoy os voy a presentar a cuatro inquilinas tres de ellas de la misma familia y que se pueden encontrar por nuestras montañas, son pequeñas, más difíciles de ver que otras plantas, de apariencia frágil y muy pero que muy sorprendentes, pues tienen una particularidad para poder reproducirse muy buena:

100_8803Oprhys lutea - Abejera

Encontrada en Serrella, camino de Banasau

La familia de las Orquídeas:

    Las orquidáceas son una familia de plantas monocotiledóneas que se distinguen por la complejidad de sus flores y las interacciones ecológicas con los agentes polinizadores. Es la familia más grande de plantas con flores con alrededor de 20.000 especies distribuidas por todo el mundo. Donde más abundan es en los trópicos, no obstante su capacidad de adaptación les ha permitido conquistar la mayoría de los hábitats, desde los más secos y calientes del planeta hasta los más húmedos y fríos, solamente hay dos ambientes donde no prosperan que son los polos y los desiertos de arena.

Curiosidades:

    La palabra orquídea viene del griego orchis = testículo. El vocablo hace referencia a la forma de los tubérculos de las especies del género Orchis, que son dobles y parecen testículos.

Fueron conocidas y apreciadas por el hombre en la antigüedad, hace unos 1.500 años los chinos ya las cultivaban. Los griegos le atribuían propiedades curativas y afrodisíacas ( sabiendo el nombre que le pusieron, me imagino porqué) Los aztecas utilizaban una orquídea –la vainilla- para enriquecer una bebida espesa hecha a base de cacao, destinada a nobles y guerreros y era conocida con el nombre de xocoalt.

En Europa, el interés por ellas se despertó hacia el siglo XVIII cuando trajeron las orquídeas tropicales del Nuevo Mundo. El cultivo de orquídeas tropicales formaba parte de las clases sociales acomodadas de la época en la que se convertía en todo un acontecimiento el conseguir florecer este tipo de orquídeas exóticas.
En nuestra zona mediterránea solo encontramos especies muy pequeñas, de las cuáles las que tengo en estas fotos son de las más comunes del género Oprhys llamadas vulgarmente abejeras (ahora veremos porqué) y de Orchis.

100_0702Oprhys fusca o bilunulata – Abejera

Fotografiada hace un par de semanas en el tramo de la vía que va a los Dados en Ibi. También la podéis encontrar estos días por la subida de la Pileta a la Boquera.

Estrategia:

      Sin duda la flor es lo más llamativo de las orquídeas, en la que destaca la pieza central, el labelo. La complejidad de la forma del labelo condicionada por la estrecha relación existente entre la planta y el polinizador, es resultado de un largo proceso evolutivo que las sitúa en lo más alto de la evolución vegetal, equiparable al de los primates en el reino animal.
Aunque algunas especies como Orchis ofrecen al insecto un líquido azucarado, en la base del espolón, muchas recurren al engaño para propiciar la visita del polinizador. Es el caso del género Ophrys, en la que incita al insecto a una pseudocopula para la polinización, mediante el despliegue no sólo de colores y formas, que hacen creer al macho que se trata de la hembra, sino mediante la producción de sustancias químicas más atrayentes incluso que las propias feromonas.

IMAG0491_1Oprhys speculum – Abejera

Encontrada entre el camino viejo de Ibi a Castalla, gracias a mi sobrina Leyre y a mi hija Marina

Para más información podréis encontrar en:

http://www.orquideasibericas.info/

http://es.wikipedia.org/wiki/Orchidaceae

100_8187Orchis Tenera – Satirión manchado.
(La encontré en la Sierra de Mariola, cerca del Montcabrer)

Deja un comentario

SUBIR