¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Las Montañas

Hoy en día somos muchos los que nos deleitamos en las montañas y en las que las-montañaspodemos hacer infinidad de actividades, nos sentimos a gusto y disfrutamos de la montaña, nos calma el espíritu y nos rebaja las tensiones semanales de nuestras obligaciones cotidianas…

…A veces es difícil explicar porqué nos engancha tanto, el caso es que el ser humano siempre busca el bienestar y la felicidad y es cierto que la montaña nos la da.

Por eso tenemos que saber que la montaña es algo más que complacer nuestros placeres espirituales:

  • En las montañas está escrita la historia de nuestro planeta, y algo que nos afecta directamente, está escrita nuestra historia.
  • La montañas siempre ha tenido algo espiritual pues ya nuestros más lejanos antepasados creían que los dioses habitaban en ellas (cuantas leyendas y mitos hay sobre ellas),
  • Se han utilizado como lugar de defensa, pues antiguos pueblos como por ejemplo los íberos en nuestras tierras hacían sus poblados en las cimas de muchas montañas.
  • Las montañas nos han dado y nos están dando la mayor parte de los recursos (minerales, forestales, hidráulicos…).
  • Gracias al patrimonio que existen en ellas podemos ver como vivían nuestros antepasados, como aprovechaban la nieve, como conseguían cal, como producían carbón, como recolectaban frutos y como vivían de la caza.
  •  Nos han dado, abrigo, protección, comida y nos han calmado la sed. La mayoría de los pueblos y comarcas están integrados y se sienten identificados a las montañas de sus zonas.
  • Las montañas acumulan agua en sus lagos, ríos, acuíferos, neveros y glaciares, y proporcionan recursos hídricos a los valles y llanuras.
  • Las montañas se cuentan entre las áreas de mayor biodiversidad de la Tierra, y reúnen diversidad genética, especies, ecosistemas y variedades agrarias y ganaderas exclusivas.
  • Los bosques de montaña favorece la recarga de los acuíferos, regulan la escorrentía, constituyen el hábitat de multitud de especies, limpian el aire, fijan el suelo, proporcionan recursos renovables y actúan como un sumidero de CO2.

Cada montaña hay que cuidarla como si se tratase de un ser viviente, pues en realidad son ecosistemas vivientes que dependen de un frágil equilibrio entre sí, que si se rompe, puede ir poco a poco enfermando hasta morir, y eso nos afectaría directamente. Las montañas nos caracteriza el clima que tenemos en nuestra zona, con su altitud y los bosques que contienen atraen la lluvia, son verdaderos aljibes o depósitos naturales de agua.

Sus ríos, sus fuentes, sus bosques, sus valles, sus barrancos, sus paredes, sus inexpugnables cumbres,  los animales que habitan en ella, su aire puro, nos hacen disfrutar del paisaje y de volver aunque sea por unos momentos a la esencia que tuvo el ser humano una vez con la naturaleza y que no la debería perder.

100_9582

 

SUBIR